viernes, 8 de enero de 2010

COMO LAS GRECAS...

Desde ayer la red está colapsada y anonadada con el video en que Mariah Carey aparece en una entrega de premios haciéndole un homenaje a Amaia Montero. Queda confirmado que la tendencia que se vino abriendo paso a bandazos en el 2009 entra muy fuerte en la nueva década. En los años 10 se va a llevar ir Como Las Grecas y tan dignamente. La lista puede extenderse hasta la extenuación, por ejemplo Bienvenida Perez y Barbara Rey con sus mano a mano a la botella de vino en el irreality show La Cocina del Infierno, Maria Jimenez arrastrándose por el suelo de El Rocio, el “estoy superfeliz, estoy superfeliz” de la Esteban o decenas de momentos de la gran musa del desenfreno Carmina Ordoñez. Aquí unos videos para tomar nota de cómo perder los modales y ser auténticamente guay. No lo olvides… te vale para toda la jornada.

1. Mariah Carey. La señora que habla con los delfines y que hace la colección Tarta de Fresa se presentó ayer en una entrega de premios que debe ser menos importante que el certamen de Miss camiseta mojada de mi pueblo completamente feliz de conocerse. Está superfeliz, está superfeliz, está superfeliz… y no precisamente porque le dieran un premio por salir en una película que tira de espaldas con cara de mono baduino. La cantatriz quiere a todo el mundo, se aplaude a sí misma, se descojona, no mantiene el equilibrio, entra en conexión con el mas allá y pide perdón por copiar a Amaia Montero. “And please forgive me ´cause I´m a Little (…) DRUNK! (…) Yeap!” Un momento digno de entrar en los anales de la historia y convertirse en el grito de guerra de las asociaciones de alcohólicos conocidos. Si va a seguir así… que le den premios todas la semana. Eso sí maja, un consejo de amigo… recuerda que el alcohol tiene muchas calorías de esas que a ti te sobran, un instante en la boca… toda la vida en las caderas. Y si encima lo juntas con porros de Mariah (uana) pues se aclaran bastantes cosas sobre sus curvas anatómicas.



La cara de la susodicha en la pelicula de marras.
2. Amaia Montero. La exvocalista exgorda de La Oreja de Van Gogh y madrina civil del hijo de Cayetana Guillén Cuervo (la de traumas que va a tener este niño de mayor) no tenía la menor esperanza de ganar el premio de los 40 principales. Ese el verdadero motivo por el cual en el backstage se dedicó a tareas más divertidas que prepararse un discurso. Como por norma intento no pensar mal de nadie (mentira cochina), deduzco que realmente Amaia debe ser consciente de que sus canciones son peores y más insoportables que los gritos de la borrachuza de arriba y se quedo tan pichi empinando el codo. Si fuera mal pensado ya se me hubieran pasado por la cabeza otros motivos en torno a su pérdida de peso. Pero para nada, dieta y ejercicio. Lo más extraño es que últimamente siempre habla igual por lo que caben dos posibilidades, o va como Nicholas Cage en Leaving Las Vegas siempre o ha pasado de pija a megapija y podría entrar en el siguiente grupo de señoras que beben como si mañana fuera el fin del mundo.



3. Nati Abascal. Con las pijas y las damas de la alta sociedad ocurre algo dramático. Su peculiar modo de hablar, así como con una patata en la boca y la lengua más gorda de lo normal, hace bastante difícil diferenciar entre una pija borracha y una pija en su estado natural. Aquí no hay dudas. La archienemiga de Carmen Lomana (ésta es más de porrillos) está en pleno apogeo de la exaltación de la amistad. Su caída de ojos es maravillosa, va tan ciega que ni se le abren y la expresión de la reportera del añorado Aquí hay Tomate es fiel reflejo de la de cualquier persona que vea el video. Nati, te queremos.



4. Eugenia Martinez de Irujo. Caso parejo al de la arriba, otra megapija aunque vaya de hippie (vamos que si no tuviera un palacio le encantaría vivir en La Latina Turner) que se pasa con los cavas gran reserva y el ron añejo. La duquesita ha llegado al punto en el que las palabras no salen de su boca. Una cosa es lo que ella cree que pasa y otra lo que está pasando. Caso digno de que Iker Jimenez estudie es la manera absolutamente exacta que tienen la duquesa y Nati de pronunciar “Todo el mundo”. Iker, queremos respuestas. Ahh… y obviamente a Gonzalo Miró le van las señoras que son de buen beber.



5. Serge Gainsbourg. Un momento televisivo antológico, donde el gran Gainsbourg casi en las últimas y con el hígado en avanzado estado de descomposición le dice a una joven Whitney Houston que se la quiere beneficiar de mala manera. El presentador intenta que la cantante con síndrome de Diogenes no se entere, pero a Gainsbourg no le deja nadie por tonto y se lo repite bien clarinete. El careto de la Houston y su whaaaaaaaaaaaat son una obra de arte. Tampoco voy a molestarme en señalar la importancia de este momento para Whitney en su vida futura ni lo maravilloso que es verla indignada haciéndose la negra mejor que Harriet Winslow. La inserción del video está desactivada por solicitud pero se puede ver AQUÍ y merece muuucho la pena.

6. Ortega Cano. El insoportable asesino de toros ya nos deleitó con un pedo descomunal en la boda de Rociito. El “Estamos tan agustito” es un clásico de las borracheras célebres. Pero en esta ocasion Marta Robles, la periodista con la sombra de bigote más oscura de la pantalla amiga, le entrega un premio que Ortera Cano agradece con el mejor discurso jamás oído. Alusiones a Chiquito de la Calzada, invitaciones sexuales, risas descontroladas, verborrea descontrolada, exaltación de la amistad… lo tiene todo.



7. David Bisbal. Al lado de las de arriba se podría decir que el destrozatimpanos con las aletas de la nariz más desarrolladas de la historia solo está con el puntillo pero la lengua de trapo le delata. La ristra de idioteces que dice puede deberse a un trastorno neuronal fruto de dar tantas vueltas sobre su propio eje y menear sus rizos pero sinceramente, no nos engañemos… Bisbal debe beber como un poseso para poder aguantar a su novia y su suegra, que son exactamente la misma persona. Mención especial para las maravillosas presentadoras que le acompañan, dos bichas de cuidado que en su programa Las Hijas de la Madre Tierra fueron capaces de mandar saludos en directo a su camello.




9. Maria Patiño. Claro, la Patiño se baja a una fiesta al sur y entre fino y fino acaba fina. Pues lógico, como cualquier hijo de vecino. Le recomiendo que haga esto más a menudo, que relaje la vena y se dedique a cantar y a darse a los cocteles. ¿Por qué pronuncia Ana Rosa como si fuera el Pozi?



10. Britney Spears. Para terminar una grande del desenfreno. La tendencia más en boga del momento, tuvo sus antecedentes en un grupo de auténticas coolhunters que desde la mitad de la década nos han deleitado con sus desmadres. “La pandilla de las sinbragas” arrasa Hollywood día sí y día también. Lindsay Lohan, Nicole Richie, la Olsen mendiga, las Hilton y otras chicas del montón, a pesar de su juventud tienen más experiencia en la vida disipada que Marujita Diaz. De entre todas, destaca por supuesto Britney Spears, ave descarriada y redimida (Já!) que da lecciones de modales de ebriedad allá por donde pisa. ¡Qué estilo subiéndose el tanga!

3 comentarios:

Henar dijo...

Qué buen ranking, eres un especialista en señoras de tomo y lomo. ¡Y tan pichi, oiga!

Merche dijo...

Donde has dejado a MASSIEL!!! o es q ella es tan grande que no se merece un ranking, sino un post aparte???

Gabi Bitch dijo...

SUPER A FAVOR DE TU BLOG!
TE LINKEO!